Featured Posts

Consejos para cuidar la piel durante el verano



Al bajar el nivel de la capa de ozono, cada año los niveles de radiación UV que llegan a la tierra aumentan. Y la relación entre tomar demasiado sol y la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel crece. Cuidados para afrontar el verano.....http://www.terra.com
Uno de cada tres cánceres detectados en el mundo es de piel. en ese sentido, una de las mayores causas de este mal es la alta exposición al sol de verano sin protector.

Por eso los cuerpos con esos bronceados color bronce perfecto puede ser una moda de riesgo. Sol, mar y playa son sinónimos del verano. Pero, también, significan una alta exposición a las radiaciones solares, que son cada vez más perjudiciales.
En los últimos años, las estadísticas mundiales de detección de cánceres de piel indican que la cantidad de gente afectada por la enfermedad aumentó entre un 3 y un 8 por ciento entre los jóvenes.
Al bajar el nivel de la capa de ozono, cada año los niveles de radiación UV que llegan a la tierra aumentan. Y la relación entre tomar demasiado sol y la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel crece.
“Tiene que existir una predisposición, pero las grandes exposiciones al sol inciden”, explica Désirée Castelanich, médica dermatóloga y coordinadora de la campaña de cáncer de piel, que cada año realiza en forma gratuita la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).
Los especialistas aseguran que las personas con mayor predisposición a padecer la enfermedad son:
  • Las de piel y ojos claros.
  • Quienes se exponen en forma prolongada al sol.
  • Los que durante la infancia han tenido episodios de quemaduras solares.
  • Quienes tienen historia personal o un familiar directo con cáncer de piel.
  • Las personas con muchos lunares.
Entre las 11.30 am y las 3:00 pm no hay que exponerse al sol y se recomienda buscar un lugar con sombra. En todos los casos, siempre hay que usar un buen protector solar.
Los médicos dicen que la piel debe cuidarse con mayor severidad en los primeros años de vida. Además, agregan que antes del año, a los bebés no hay que exponerlos al sol. Y desde los 6 meses ya pueden usar protector.
Si la persona tiene una piel muy blanca lo ideal es un factor de protección 40 o 60. En el caso de las pieles más morochas pueden usar un factor 15. Pero, lo recomendable es siempre usar un factor de 30 para arriba
Sin embargo, no todo es negativo a la hora de la exposición al sol. Los estudios explican que las pequeñas exposiciones a los rayos UV son positivas porque juegan un rol esencial en la producción de vitamina D.
Algunos consejos:
Elegir el mejor protector solar:depende de la sensibilidad de cada piel a la radiación solar, del tipo de piel, de los lunares y pecas, de los antecedentes familiares de cáncer cutáneo.
Por ejemplo, un hombre velludo está menos expuesto que una nena de 10 años. Por esa razón, los médicos recomiendan que sea el dermatólogo quien determine el filtro adecuado o, como mínimo, que consulte al farmacéutico
Cómo aplicarlo: en forma pareja en todo el cuerpo 30 minutos antes de ponerse al sol, 2 gramos por centímetro cuadrado y en forma uniforme. No olvidarse de zonas delicadas: cuello, orejas, empeines y calva.
Además, hay que volver a aplicarlo cada dos horas o después de haber transpirado mucho o de haber estado en el agua más de 40 minutos.
Horarios de exposición:para evitar el daño solar nohay que exponerse entre las 11 am y las 3 pm. En esos momentos, los rayos UV son tan intensos que, si queremos permanecer al aire libre, el único modo de que no nos afecten es recurrir a la sombrilla o a un árbol.

10 cosas que debes hacer para empezar una vida sana

http://www.vitonica.com
Llevar una vida sana se fundamenta en tres pilares básicos: alimentación, ejercicio y descanso. Hoy os vamos a proponer 10 hábitos o cosas a hacer para empezar una vida sana. Muchas veces existe la intención de llevar una vida sana, pero no sabemos por dónde empezar. Cambiando o adquiriendo los hábitos que os proponemos, se consigue encauzar una vida bastante saludable. Solo hay que proponérselo:
    1. Modifica tu lista de la compra: fundamental para comenzar a mejorar tu alimentación. Una buena dieta se comienza haciendo una compra saludable. Céntrate en productos frescos y evita los alimentos procesados. La mayor parte de alimentos deben ser furtas, verduras y hortalizas, sin olvidarnos de la carne y pescado.
    2. Aprende a cocinar: el segundo paso para comenzar a comer bien. Si no sabemos cocinar, seguramente acabemos comiendo alimentos precocinados o “cualquier cosa” que nos encontremos en el frigorífico. Domimar técnicas culinarias como el cocinado al vapor, la plancha, el papillote o el horno, va a ser fundamental para hacer más sana nuestra dieta. Saber cocinar ahorra calorías y mejora el sabor de nuestra lista de la compra.
    3. Bebe agua y limita el consumo de refrescos y alcohol: lo hemos comentado muchas veces en Vitónica. Uno de los grandes lastres de la dieta es la cantidad de calorías que bebemos. El agua debe ser la bebida principal y refrescos o alcohol bebidas esporádicas, a tomar de forma puntual durante la semana. Si somos capaces de asimilar este hábito, tenemos mucho ganado.
    4. Frutas, verduras y hortalizas no deben faltar: no podemos pasar ni un solo día sin tomar alimentos de estos grupos. Son los que nos van a proporcionar gran parte de las vitaminas, minerales y fibra, nutrientes fundamentales para el normal desarrollo del organismo. Intenta que en cualquier comida principal haya al menos un alimento de cada grupo.
Vida Sana Ejercicio
    5. Haz ejercicio a diario: otro de los pilares fundamentales para llevar una vida sana. Aquí lo principal es escoger un deporte que te motive y te guste, para poder realizarlo a diario. Unos 30 minutos diarios de actividad física suponen un empujón enorme a tu salud. Y si un día no tienes tiempo, haz aunque sea 15 minutos de trote o ejercicios en casa: todo vale.
    6. Olvídate del sedentarismo: subir escaleras, ir al trabajo anando o en bici, no pasarnos más de 30 minutos en el sofá…son pequeños gestos de la vida diaria que nos hacen menos sedentarios y más saludables. Evita todo lo que sea estar sentado sin hacer nada y sal a la calle a moverte.
    7. Reduce el estrés en tu vida: este es uno de los aspectos más descuidados y que no se suelen tomar en cuenta. Intenta reducir al mínimo tu nivel de estrés, que sobre todo suele darse en el trabajo. Un exceso de estrés nos lleva al cansancio crónico y a no ser felices, algo muy importante si queremos tener una vida saldable.
Vida Sana Descanso
    8. Mejora tus hábitos de descanso: un horario de descanso regular puede ayudarnos mucho a recuperarnos del cansancio del día anterior. Un buen colchón, un ambiente óptimo de descanso y dormir de 7 a 8 horas, encontrando nuestro horario de sueño, te ayudará a dormir mejor. Evita acostarte viendo el móvil o la tele, son estímulos que entorpecen el sueño.
    9. Limita el consumo de sal y azúcares: ambos suelen estar muy presentes en la dieta. Hace poco la OMS disminuyó las recomendaciones de azúcar en la dieta. Para esto es muy importante conocer los alimentos, leer su etiquetado nutricional y saber qué cantidades de azúcar y sal comemos a diario. Un exceso de azúcar contribuye a la obesidad y un exceso de sal alimenta los procesos hipertensivos.
    10. Introduce fibra en tu dieta: la fibra es, sin duda, la gran olvidada de la dieta. Es muy importante para regular el tránsito intestinal y para producir la sensación de saciedad que hará que no nos pasemos con las calorías. Los beneficios de la fibra harán que el organismo funcione mejor. Alimentos como las frutas, verduras y hortalizas son ricas en fibra, de ahí, también, su importancia en la dieta.
Como veis, unos hábitos son fáciles de adquirir, solo tenemos que prestar un poco de atención. Otros, en cambio, requieren de más esfuerzo y continuidad. En general, empezar una vida sana requiere demodificar hábitos alimenticios, comenzar a hacer ejercicio diario y prestar atención a un buen descanso. Si quieres, puedes, solo tienes que empezar por el punto número uno y seguir hasta el diez.


¿Cuál es la vida útil de los alimentos?

En un momento en el que las fechas de caducidad tienen más vigencia que nunca tras los últimos cambios normativos, queremos arrojar algo de luz respecto a la vida útil de los alimentos y, sobre todo, cuándo podemos y no podemos consumirlos.


¿Cuál es la vida útil indicada en los alimentos?
La vida útil de los alimentos se indica en los alimentos de dos formas:
  • Por un lado la fecha de caducidad, que refleja la fecha máxima hasta la que se puede consumir un alimento, siempre y cuando se cumplan las normas de conservación que se indican en el etiquetado.
  • Por otro lado la fecha de consumo preferente, que indica la fecha hasta la que el fabricante asegura que el alimento va a mantener sus características organolépticas (aquellas que son identificables por los sentidos) originales.
¿Cómo se determina la vida útil?
La responsabilidad de determinar la vida útil de los alimentos, su tiempo de conservación y etiquetar los mismos en consecuencia recae sobre los fabricantes. Estas responsabilidades incluyen determinar las condiciones de almacenamiento necesarias para lograr maximizar la vida útil, indicaciones como “Mantener refrigerado una vez abierto”
El período de tiempo durante el que un alimento es apto para el consumo se determina durante el desarrollo del propio alimento. Inicialmente, el fabricante estudia aspectos intrínsecos y extrínsecos del alimento y cómo estos pueden afectar a su calidad y/o a su seguridad.
Estos aspectos incluyen los ingredientes utilizados, el proceso de fabricación, el tipo de embalaje, por ejemplo, si es envasado a vacío o envasado en atmósferas modificadas que permiten aumentar la vida útil del alimento y facilitar las condiciones de almacenamiento. En ciertas ocasionas, es necesario que el fabricante lleve a cabo estudios de muestreo y de análisis microbiológico con el fin de reducir al máximo las probabilidades de contaminación.
¿Cuáles son los requisitos legales en relación a la vida útil de los alimentos?
El Reglamento 1169/2011 sustituirá a la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo en diciembre de 2014 y establece que tanto la fecha de consumo preferente como la fecha de caducidad debe ser proporcionada en un formato visible, legible e indeleble en el envase de los alimentos.
En el caso de los productos congelados, ya sean preparados de carne o productos de la pesca sin transformar, el Reglamento exige un indicación de la fecha de congelación o de la primera fecha de congelación en el caso de que el producto se haya congelados mas de una vez.
El Reglamento 2073/2005 establece los criterios que los fabricantes de alimentos probióticos, es decir, en aquellos alimentos que contienen microorganismos vivos.
El objetivo de legislar con más precisión la vida útil de los alimentos es ayudar a los consumidores a que hagan un uso seguro de los alimentos que consumen.  Los consumidores siempre deben seguir las instrucciones del fabricante en las indicaciones que estos establezcan para el almacenamiento y conservación, sobre todo si en estos casos la temperatura es un factor de riesgo. Por otro lado, un mejor conocimiento por parte de los consumidores de las diferencias entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente permitirá reducir los desperdicios de alimentos.
 Espero que haya sido de vuestro interés.
Imagen: Galería Flickr USDAgov...fuente del articulo : http://www.saludyvidasana.es