Featured Posts

Vichyssoise plato para este verano

ANA VERÓNICA GARCÍA  http://www.abc.es/

Con la llegada del verano no apetece tanto comer platos demasiado contundentes y calientes que nos dan más calor aún. Proponemos diez platos que se comen fresquitos y que, además, se pueden dejar preparados con antelación




De origen francés, la vichyssoise es una sopa internacionalmente conocida que se sirve muy fría por lo que, además de ser un plato delicioso, resulta una opción para los calurosos días del verano y que se puede dejar preparada con antelación para que no tengamos que ponernos a cocinar al llegar de la playa o la piscina...
Ingredientes:
-5 puerros.
-2 patatas.
-1 cebolleta.
-1 nuez de mantequilla.
-150 ml. de nata líquida para cocinar.
-Aceite de oliva.
-Sal.
-Cebollino.
-1 litro de caldo de pollo.
Preparación:
-Calentar el caldo de pollo y reservarlo.
-Pelary picar la cebolleta y los puerros y ponerlos a pochar en una cazuela con mantequilla y un poco de aceite.
-Añadir las patatas peladas y troceadas. Remover suavemente y añadir el caldo de pollo.
-Retirar del fuego, batir junto con la nata líquida.
-Pasar por el pasapuré y dejar enfriando en la nevera.

Sabías que si inhalas esta planta puedes aumentar tu memoria en más de un 75%

Ahora bien, se estará usted preguntado: ¿Pero cómo es posible que solo inhalando una planta se pueda mejorar la capacidad de nuestra memoria? Aquí está la respuesta a esa pregunta.

http://estiloconsalud.com/

El Romero gracias a sus grandes propiedades se ha utilizado desde tiempos remotos para curar y tratar diversos problemas de salud que van desde la hipertensión arterial, la caída del pelo y el sobrepeso. El romero es una planta que también tiene su utilidad en la cocina.

¿Aluna vez te has preguntado cómo podrías de forma natural ampliar tu memoria y corregir problemas de la misma?. Pues esta planta permite que nuestras células nerviosas puedan comunicarse mejor entre sí y mejorar potencialmente la memoria y el cálculo mental a largo plazo. Esto gracias a que descompone la acetilcolina, una sustancia que se encuentra ampliamente distribuida en el sistema nervioso central en nuestro cerebro.
Desde tiempo de la era Isabelina al período romántico esta planta ha sido considerada como la hierba de la memoria. En la obra de Hamlet de Shakespeare, Ofelia menciona: “Hay romero, eso es para el recuerdo.” Además de que el romero ha sido utilizado como símbolo de duración y recuerdo en las bodas así como en los funerales de Australia y Europa para recodar a los fallecidos.
Pero la cosa va más allá, la tradición del romero para recordar es más antigua de lo que se piensa, sus orígenes comienzan en el mundo árabe de la época medieval. En el tratado francés Rembert Dodoens, se escribió lo siguiente: “Los Arrabians y sus sucesores Physitions, qué dicen que Rose Marie consuela el brayne, la memoria y los sentidos hacia el interior, aquel que restaura el habla, sobre todo la conserva hecha de las flores del romero, de la misma azúcar, que se recibirán todos los días.”
Debido a esta asociación aparentemente el romero era utilizado como una especie de amuleto, la cual se colocaba debajo de la almohada, o simplemente se olía sus ramos, como formas de proteger a la persona de las pesadillas mientras dormía, así como aumentar su capacidad de almacenar información y en su memoria.

Claves para comer sano y ligero en verano


http://mujer.terra.es/
Llega el verano y los mercados se llenan de riquísimas frutas y verduras. Apetece comer fresco, sano, ligero, hidratarnos por dentro y por fuera. Nada más fácil comiendo los productos y platos típicos de esta temporada: sandía, melón, cerezas, gazpacho, ensaladas, pescado... Pero, ¿qué otros alimentos no deben faltar en nuestra nevera en la época estival? ¿Cómo evitar los estragos del sol y el calor en el cuerpo y la piel? ¿Qué hacer para no coger kilos de más al comer fuera de casa? Todas estas preguntas se las hemos hecho a Elena Merino, nutricionista de Pilates Body & Soul y el club deportivo Amida, en Madrid.
“Como siempre, en nuestra nevera no pueden faltar los alimentos frescos de temporada, en su punto justo de sazón, llenos de sabor y a muy buen precio”, dice Elena. Y estos son precisamente los alimentos más sanos y bajos en calorías, de los que podemos abusar sin miedo a engordar y los que mejor nos protegen de los estragos del calor.

Necesitas comer fresco

Según Elena Merino, en verano la alimentación debe ser refrescante y ligera para mantener fresco y activo tu cuerpo. “El sol y el calor aumentan nuestras necesidades de agua y antioxidantes, y nuestro organismo necesita menos calorías y un aporte mayor de líquidos, vitaminas y minerales”, explica.
“Los alimentos estrella del verano son, sin duda, las frutas y verduras, que aportan a nuestra piel la hidratación y los antioxidantes necesarios para frenar los radicales libres que producen los rayos solares”, dice esta nutricionista. Según Elena, la vitamina A y los carotenos, y las vitaminas C y E, son los encargados de mantener nuestra piel joven y tersa, protegiéndola del sol y mejorando la calidad del bronceado. “Todos estos nutrientes se encuentran en las frutas y verduras de verano, que puedes tomar enteras o en zumos y batidos”.
“En verano, las frutas tienen un mayor contenido de agua que en invierno para ayudarnos a mantener un nivel de hidratación adecuada”, dice Elena. “Pero también es muy importante beber abundantes líquidos, sobre todo al hacer deporte o estar expuestos al sol”. En la playa, Elena nos recomienda convertirnos en ‘adictas’ al gazpacho, las cremas frías e incluso los polos de hielo, mucho menos calóricos e hidratantes.
Idea estrella. Para seguir este “tratamiento de belleza natural”, Elena nos propone tomar un zumo recién exprimido de naranja y zanahoria en el desayuno o dos ciruelas; un melocotón o un mango pequeño a media mañana; una tajada de melón en la comida; un puñado de picotas o dos albaricoques por la tarde; y una raja de sandía por la noche.

Fondo de armario culinario

“El verano nos ofrece una gran selección de alimentos, entre ellos, deliciosas, ligeras y refrescantes frutas: sandía, melón, nectarina, fresas, ciruelas, melocotones, etc. Verduras súper sabrosas: tomates, calabacín, pimientos, pepinos, judías verdes, etc. En cuanto a carnes y pescados: bonito, boquerón, sardinas, calamar, merluza, cordero, etc.”.
Como “fondo de armario culinario”, Elena nos propone tener siempre en la despensa, además de las frutas y verduras señaladas, pasta, arroz, patatas, legumbres y conservas de verduras y de pescados que nos pueden sacar de más de un apuro. “Sólo es necesario echarle un poco de imaginación y ‘encender los fogones’, dice la nutricionista. “No hay nada más sencillo y rápido que prepararse una ensalada de pasta o arroz con atún, maíz, tomate, aceitunas, o una campera con patata; y de postre, un ‘popurrí’ de frutas frescas”. Según Elena, estas opciones constituyen un equilibrado y completo menú veraniego.
Idea estrella. Esta nutricionista nos propone preparar tartas saladas tipo ‘quiche’ como plato único y equilibrado. “Una porción puede servirte para comer en el trabajo, en la playa o para celebrar una comida o un pic nic”, dice. Las tartas caseras de fruta son perfectas para darte un capricho dulce pero sano. Para hacer las tartas saladas sólo necesitas masa quebrada, huevos, nata líquida y el relleno que tú quieras: espárragos, brócoli, cebolla, setas, calabacín, queso de cabra, aceitunas, tomate, atún... Para las tartas dulces emplea masa de hojaldre y coloca encima láminas de fruta con almíbar o azúcar (utiliza sacarina para no añadir calorías)”.

Ideas de platos sanos y ligeros

Elena Merino nos propone algunos platos deliciosos y bajos en calorías que ella misma prepara en verano:
 Gazpacho de guisantes. Tritura los guisantes escaldados (pueden ser congelados) y agrega un chorrito de aceite de oliva virgen y unas hojitas de menta para darle un toque aún más fresco, triturar. Añádele el agua o caldo de verduras necesario para obtener una crema ligera. Puedes pasarla por el chino para que quede más fina. Acompáñala con crujientes de jamón y unas hojitas de menta.
 Cóctel de verano. Combina todo lo que tengas en tu nevera: tomate en daditos o cherry, cebolletas en vinagre, maíz, gambas cocidas, surimi, aguacate, aceitunas, etc. Aliña con una vinagreta de mostaza.
 Lasaña fría de salmón. Monta la lasaña rellenando las capas con hojas de lechuga variada, salmón ahumado y aguacate picado. Aliña con una vinagreta con cebolla, pimiento rojo y verde picado muy fino. Esta lasaña admite multitud de variantes: sustituir el salmón por atún en conserva, surimi o gambas; añadir maíz, espárragos, queso fresco, etc.
 Exqueixada. Es el nombre de una ensalada elaborada con bacalao desalado, tomate fresco rallado, cebolla, aceitunas negra y un chorrito de aceite de oliva.
 Terrina de pechuguitas de pollo. Forrar un molde de ‘plumcake’ con jamón cocido dejando que las lonchas sobresalgan, cubrir con pechuga de pollo en filetes, una capa de jamón serrano y queso, otra capa de pollo, jamón y queso y terminar con pollo. Doblar las lonchas de jamón cocido que sobresalían, cerrando el pastel, y tapar con papel de aluminio. Cocer en el horno suave durante 15 min. Se sirve templado con ensalada de hojas verdes.
 Dorada a la plancha con verduras salteadas y puerro crujiente. Hacer los lomos de dorada a la plancha, saltear ‘al dente’ las verduras: calabacín, zanahoria, pimiento, espárragos verdes, champiñones, etc. y freír el puerro en juliana a fuego suave (debes tener mucho cuidado porque se quema con facilidad). Poner en un plato una cama de verduras, colocar encima los lomos de dorada montados y decorar con un montoncito de puerro pochado.